0 comment
15 min read
Sep 28, 2022

Google procesa más de 5.600 millones de consultas diarias. Este volumen exige la máxima eficiencia para que sus resultados respondan a la intención de búsqueda de los usuarios. Y es aquí donde el Page Quality Rating entra en acción para facilitarle la tarea al gran buscador. 

Pero además, para ayudar en este proceso, Google contrata a «Evaluadores de calidad» para que proporcionen comentarios sobre las páginas seleccionadas y mejoren aún más la experiencia de búsqueda. Al evaluar una página, los Evaluadores de Calidad se basan en el documento de Directrices de Calidad de Google. 

En este sentido, cuanto mayor sea la calidad de la página, más probabilidades habrá de que satisfaga a «los enviados» por Google. Por tanto, si te familiarizas con los aspectos más destacados del documento, puedes aumentar potencialmente tu presencia en las SERP.

Descubre qué es y cómo funciona el Page Quality Rating y cómo conseguir aprobar con Google. 

¿Qué es el Page Quality Rating?

¿Qué es el Page Quality Rating?

El Page Quality Rating es la puntuación que Google concede a tu dominio en términos de calidad.  La cuestión es entender qué parámetros tiene en cuenta para valorar un sitio web y qué estándares hay que cumplir. 

En este sentido, hay una premisa que debes cumplir sí o sí: que Google entienda el propósito de tu web. La razón por la que se ha creado. Qué aportas a tus usuarios. 

Algunos propósitos pueden ser: compartir contenido sobre un tema específico, imágenes o videos, experiencias personales, para entretener, para vender, etc.

Todas son válidas si tu objetivo es aportar valor o ayudar a tu público.  

Ya te avanzo que Google presta especial atención y cuidado a las webs que se conocen como YMYL. 

Son aquellos sitios cuya información puede influir y afectar la salud física, financiera u otros aspectos críticos para quien consume ese contenido. Es decir, una web que trate temas de actualidad, de salud o financieros, por ejemplo, ha de ser especialmente rigurosa en sus contenidos por la repercusión que puede tener en su audiencia. 

¿Cómo se calcula el Page Quality Rating?

Google utiliza el Page Quality Rating para comprender lo que una página web intenta conseguir y, a continuación, evaluar si puede tener algún tipo de impacto negativo para los usuarios.

La calificación sigue una escala móvil que identifica claramente nueve niveles de calidad de la página, de menor a mayor. 

Escala del Page Quality Rating

Los calificadores asignarán las calificaciones generales de las páginas en función de varios factores. 

¿Qué son las páginas de alta calidad?

La calificación más deseable para las páginas web es la de «alta calidad». 

Se trata de páginas que satisfacen ampliamente las necesidades de la audiencia. Aunque los objetivos pueden variar, el resultado general debe ser un contenido que sea «extremadamente satisfactorio» para el consumo.

Este tipo de páginas tienen un objetivo claro: compartir una opinión, entretener o incluso vender un producto. 

Junto con el contenido, hay otros elementos que contribuyen a la calificación final, entre ellos

  • La estructura y el diseño de la página
  • Reputación y autoridad de la página
  • Indicadores sociales

¿Qué son las páginas de calidad media?

Las páginas web que no cumplen con las directrices estipuladas para una calificación de alta calidad, pero que siguen cumpliendo los parámetros principales, son de calidad media. 

Una página de calidad media puede ver revisada su calificación si se mejora aún más.

¿Qué son las páginas de baja calidad?

Teniendo en cuenta los principales puntos que contribuyen a identificar las páginas como de «alta calidad», ocurre lo contrario con las páginas de baja calidad. 

En la parte superior de la lista de páginas de baja calidad están las diseñadas para difundir el odio, incitar a la violencia, engañar a propósito o difundir intencionadamente la negatividad. 

Sin embargo, es esencial entender que es posible que una página web sea calificada como de baja calidad incluso si no hay un impacto negativo potencial.

Hay muchas razones para ello, incluyendo un contenido principal que no aporta suficiente valor a la audiencia a la que va dirigido. Por ejemplo, el contenido que carece de profundidad, como el thin content, se considera insatisfactorio.

Otras razones son:

  • Títulos de páginas diseñados para causar un impacto excesivo (por ejemplo, clickbait)
  • Incapacidad de demostrar con rotundidad el E-A-T
  • Exceso de anuncios o de distracciones
  • Mala reputación o falta de información sobre el autor del contenido

Factores claves del Page Quality Rating: ¿qué inspeccionan los evaluadores y por qué? 

Las páginas web de alta calidad tienen distintas características que Google considera «deseables». En conjunto, las páginas web deben estar bien estructuradas, servir a un propósito claro, mostrar elementos de autoridad y confianza, además de ser prudentes en ciertas áreas.

Podemos condensar estos requisitos en cinco áreas distintas de evaluación:

  • Propósito de la creación de la página
  • Elementos de contenido
  • La bolsa o la vida (YMYL)
  • Clasificación E-A-T
  • Reputación del sitio web

La cosa es sencilla: Google quiere enviar a los usuarios hacia contenido relevante y útil y alejarlos de las páginas perjudiciales, incluidas las que incitan al odio o con contenido engañoso o insuficiente.

1. Propósito de la creación de la página

Google premia las páginas web con contenido útil orientado a las necesidades de los visitantes. Por ejemplo, las páginas que:

Educan

Un ejemplo de ello serían las webs de tecnología que comparten tutoriales, orientan a los usuarios en la resolución de problemas o abordan necesidades similares.

Permiten la expresión de opiniones

Los foros suelen ser un medio para que las comunidades expresen sus puntos de vista. Pueden contribuir a la comprensión de ciertos temas y resolver dudas o inquietudes.  

Informan

Los sitios web de noticias suelen tener páginas que contienen actualizaciones válidas y auténticas sobre lo que está ocurriendo. 

Venden

 El e-commerce es una industria en auge, y las páginas web que se centran en la venta de productos/servicios son cada vez más populares.

Por tanto, para ganarte el beneplácito de Google piensa siempre en la satisfacción de tus usuarios. 

2. Elementos de contenido

Las páginas web no son nada sin contenido. Por eso no es de extrañar que Google haga tanto hincapié en el contenido en sí. Aquí distinguimos tres tipos diferentes:

Contenido principal

Es el núcleo de la página web. Contiene todo el contenido que ayuda a la página a lograr su propósito. Por lo tanto, no es de extrañar que Google sea quien más examine esta parte.

Dado que es la parte que el webmaster del sitio controla directamente, Google espera que sea de alta calidad. Aquí entra en juego tanto el contenido de calidad como la optimización On Page del mismo. 

Contenido complementario

Como su nombre indica, el contenido complementario está ahí para reforzar y apoyar al contenido principal. 

Sirve para ayudar a mejorar la experiencia del usuario: footer o pie de página, el header, barras laterales, secciones de comentarios, enlazado interno, etc. 

Asegúrate de que el contenido complementario no es excesivo para que el contenido principal siga brillando y destaque tu propósito.

Ads

Cualquier cosa que esté patrocinada o que exista para ganar dinero en tu página web entra en la categoría de anuncios o monetización. Sin embargo, los ads pueden afectar a su ranking de búsqueda. 

Deben ser de alta calidad, estar claramente separados y marcados para que no distraigan a tus visitas del tema principal. 

3. La bolsa o la vida (YMYL)

Google clasifica cualquier página como YMYL si contiene información que puede afectar potencialmente al futuro y al bienestar de alguien, ya sea felicidad, salud, finanzas o seguridad. Por ello, este tipo de páginas están sujetas a directrices aún más estrictas.

Hay cinco áreas de mercado que entran en el YMYL: 

1. Compras/transacciones financieras

Esto se aplica a los sitios de pago de facturas online y de banca online, y a cualquier e-commerce o sitio que acepte pedidos o solicite información de pago. Si entras en alguna de estas clasificaciones, asegúrate de que todo el proceso de transacción es seguro, está encriptado y sin fisuras. 

2. Información financiera

Estas páginas se centran en la información que proporciona a las personas asesoramiento financiero sobre inversiones, impuestos, planificación de la jubilación, préstamos, bancos o seguros, etc. 

Dado que esta información determina el futuro y la felicidad de una persona, es crucial disponer de datos actualizados, precisos y exactos que respalden sus consejos.

3. Información médica/seguridad

Hay muchos sitios que proporcionan información médica y de salud. 

Google tiene en cuenta las páginas que cubren otras áreas que van más allá de las condiciones médicas estándar y los productos farmacéuticos, como la nutrición y temas específicos relacionados con la salud. 

Dado que estos sitios se ocupan de la salud, el bienestar general y la seguridad de las personas, Google somete estas páginas a directrices estrictas. 

Por lo tanto, si entras en esta categoría, se recomienda que los expertos médicos contribuyan al contenido e incluyan enlaces a personas u organizaciones con autoridad reconocida. 

Contar con datos válidos y autorizados que respalden su contenido es una gran ayuda.

4. Páginas jurídicas

Google clasifica todo tipo de páginas de información y asesoramiento legal como YMYL. 

Esto incluye temas de inmigración, custodia de los hijos, divorcio e incluso la construcción.

 Dado que estas normas y reglamentos pueden cambiar a menudo con el tiempo, asegúrate de actualizar siempre tus páginas y de transmitir a los lectores solo los consejos jurídicos más actualizados.

5. Noticias y actualidad

Si diriges un portal de noticias online, sobre todo de carácter general, cerciórate de que todo lo que se publique sea siempre preciso y esté actualizado. Nadie quiere leer noticias anticuadas; las noticias del día anterior pierden importancia para la mayoría. 

La gente tampoco quiere leer noticias engañosas o con intenciones maliciosas. 

Dado que lo que se informa puede tener un impacto directo o indirecto en la vida de las personas, es comprensible que esta categoría se incluya en el YMYL. 

6. Otros

Por supuesto, habrá montones de otras páginas que entran en YMYL y que no están en ninguna de las categorías anteriores. Solo recuerda que, siempre que contengan información que pueda afectar negativamente a la seguridad, la felicidad, la salud o el bolsillo de los usuarios, se pueden clasificar como YMYL. 

4. Clasificación E-A-T (Expertise – Experiencia/ Authoritativeness- Autoridad/ Trustworthiness – Confianza)

Las siguientes tres preguntas suelen estar en la mente de las personas cuando visitan tu web: 

  • ¿Cómo es la experiencia de usuario? 
  • ¿Tiene el sitio suficiente autoridad? 
  • ¿Es un sitio de confianza? 

E-A-T es especialmente importante para las páginas de YMYL, pero no se limita a ellas.  

Esto impulsa la necesidad de desarrollar contenido de alta calidad «E-A-T», ya que ayuda a la clasificación de su sitio web, fortalece la reputación de su marca y mejora la satisfacción del cliente.

Expertise o Experiencia: hay que mostrarla y demostrarla

Si un usuario está buscando información sobre una determinada consulta médica, será útil un estudio de investigación en profundidad sobre las causas, el impacto, las estadísticas, los estudios de ensayo, etc., basado en fuentes de gran credibilidad.

También ayuda que tu sitio tenga un foro en el que participen profesionales especializados dispuestos a responder a las preguntas del público. 

Esto es una práctica interesante, ya se enmarca en un contexto creíble, capaz de responder y satisfacer las necesidades de los usuarios.  

Authoritativeness o Autoridad: es necesario tenerla

La autoridad que se le atribuye a un sitio web depende de la consistencia y del valor que se le otorgue a su contenido y al propio dominio. Esto depende o queda patente con factores externos como los enlaces incluidos y su calidad, las menciones de marca, las citas, etc.

La autoridad a través de los enlaces se basa en la relevancia y la calidad, no en la cantidad. 

No abarrotes tu sitio con un número excesivo de ellos, especialmente si no son beneficiosos. Busca un equilibrio saludable y adecuado y trabaja solo las señales externas que realmente sean relevantes.

Trustworthiness o Confianza: tienes que ganártela

Este punto te lo conceden los usuarios. Cuando visiten tu web, juzgarán la calidad de tus contenidos y si estos les transmiten o no confianza. 

De nuevo, el factor de confianza abarca tanto el contenido como el dominio

Si los contenidos son cuestionables y además, la web es lenta o tiene problemas de rendimiento, los usuarios pueden interpretarlo como una señal de que tu sitio no es seguro (ha sido hackeado, ha sufrido ataques de denegación de servicio (DDOS), etc.). Por lo tanto, la confianza en tu sitio disminuirá o se esfumará. 

En definitiva, para que tus páginas web tengan E-A-T, necesitas:

  • Tener contenido escrito por personas expertas con un conocimiento exhaustivo y profundo del tema en cuestión 
  • Mostrar la experiencia de todos los autores que contribuyen (incluir sus biografías y credenciales)
  • Incluir experiencias de la vida real. Por ejemplo, con una enfermedad, los relatos de los pacientes podrían ser muy útiles
  • Citar todas las fuentes (de buena reputación y creíbles)
  • Tener a la vista reseñas escritas por personas que hayan utilizado realmente los productos o servicios
  • Ser una plataforma sólida y veraz. Una fuente de información en la que confíen otros referentes reputados del mismo ámbito.

5. Reputación del sitio web

La reputación de un sitio web se basa en la experiencia de los usuarios, la coherencia y consistencia de la marca y todo el universo que en torno a ella se genera. 

Por ejemplo, si eres una empresa de TI que vende soluciones de seguridad, no te irá bien si tu sitio web sufre un fallo de seguridad. La reputación de tu sitio web caerá en picado. Por ello, un must es que tus páginas web estén debidamente protegidas.

Cabe destacar que los algoritmos de Google no tienen en cuenta actualmente las opiniones de los clientes. Al mismo tiempo, las reseñas de Google sí influyen en las posiciones del sitio en la búsqueda local.

Además, para medir la reputación de un sitio web, los raters prestan atención a las reseñas, las referencias a tu web o empresa, las recomendaciones de los expertos, las menciones en artículos o noticias e incluso los premios. Todo suma (o resta).

Conclusión

Google quiere lo que los usuarios quieren.

Por tanto, si anhelas ganarte a Google solo tienes que jugar con sus reglas. Conocer cómo funciona el Page Quality Rating, te las pistas suficientes para obtener el beneplácito del buscador y mejorar así tu posición en las SERP.

¿Quieres mejorar tu Page Quality Rating?

Comienza por hacer una auditoría gratuita de tu sitio web.

Suscribete a nuestro Blog

Suscríbete a nuestros boletines y resúmenes para recibir noticias, artículos de expertos y consejos de SEO en tu bandeja de entrada.

¡Gracias!
¡Te has suscrito con éxito a nuestro blog!
Revisa tu bandeja para confirmar la suscripción.
Publicar
Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *