0 comment
10 min read
Abr 13, 2022

Lograr llevar una página hasta lo más alto de las SERP es el objetivo de todos los webmasters. El problema es que no es fácil con tanta competencia, por eso, algunos deciden tomar “atajos” a través de varias prácticas algo inapropiadas conocidas como Black Hat SEO.

Si no sabes lo que es el Black Hat SEO estás en el lugar correcto. Hoy vamos a hablar sobre lo que significa este término y de 15 de las estrategias que la componen.

Al final te contaremos cuáles son las consecuencias negativas si te llegan a pillar usándolas.

¿Qué es el Black Hat SEO?

El término “Black Hat SEO proviene del inglés y se traduce como «sombrero negro», pero al unirlo con el posicionamiento Web, da forma a un nuevo concepto que hace referencia a las técnicas y estrategias que buscan conseguir resultados rápidos saltándose algunas normas de Google y explotando los puntos débiles de sus algoritmos.

Hay prácticas del Black Hat SEO que, si son detectadas, pueden llegar a ser penalizadas por los motores de búsqueda, ya que ellos las consideran como atajos hacia las mejores posiciones para contenidos que pueden llegar a ser de baja calidad para el usuario.

Por esta razón, los buscadores, especialmente Google, han mejorado con el tiempo sus algoritmos para intentar detectar estas técnicas de sombrero negro y castigarlas.

Con todo, algunas de estas estrategias también se pueden usar para mejorar el ranking de un contenido de calidad, sin tener que esperar meses para comenzar a recibir tráfico regularmente. Y todo esto, sin que el buscador nos penalice, pues están en la delgada línea roja de la “ley”.

15 Técnicas de Black Hat SEO

¿Qué es Black Hat SEO?

Hay muchas formas de caer en Black Hat SEO, pero nos vamos a concentrar en 15 de las técnicas más habituales.

1. Links pagados

Esta estrategia no tiene ciencia: pagamos a otra web para que ponga un enlace hacia la nuestra.

Se considera Black Hat porque es un atajo hacia el buen SEO. Pero, además de ser una técnica muy potente, es una de las más utilizadas por casi todos. Estos enlaces comprados, si son bien trabajados, tienen muy buenos resultados y son difíciles de detectar.

Pero cuidado, algunos links pagados pueden estar tan mal trabajados que ni siquiera guardan relación entre los nichos, haciéndolos más que evidentes.También suele pasar que se incluyen varios enlaces externos de pronto y eso levanta muchas sospechas.

2. Keyword stuffing

También conocida como sobreoptimización de palabras clave. Hacer keyword stuff consiste en un uso masivo de las palabras clave que estamos atacando.

Con esta manera de usar las keywords se sacrifica un poco el sentido del contenido, para que el bot de rastreo considere que nuestra página está mejor preparada para responder a la pregunta del usuario.

3. Contenido oculto

Esta es una de las técnicas más antiguas.

Consiste en ocultar texto en el que se incluyen las palabras clave vez tras vez.

Para hacer que esto no se note, lo que podemos hacer es usar el mismo color para el fondo de la página que para el texto sobreoptimizado. O también, reducirlo hasta hacerlo casi invisible para el visitante, pero para el bot de rastreo sí que es visible.

4. Contenido duplicado

Tal y como lo indica su nombre, el contenido duplicado funciona tomando un texto cualquiera, especialmente que posicione bien, y copiándolo directamente en nuestra web.

Si bien puede ser que se le modifique alguna que otra palabra, por lo general, se deja tal y como está para tratar de recibir el mismo valor. El problema es que es claramente detectable tanto por el usuario como por el rastreador.

5. Cloaking

Encubrir un contenido es muy común en internet, de hecho, es posible que tú mismo lo hayas vivido: entras en un resultado que dice que encontrarás las últimas tendencias de costura y, al entrar, te encuentras con un sitio de apuestas (por ejemplo).

Esto es cloaking en estado puro, es decir, que se trata de un encubrimiento del contenido real de la web usando un título o anchor text no relacionado.

6. Spinning

Dentro del mundo SEO esta práctica es denominada spinning de textos.

Con ella lo que se hace es tomar textos bien posicionados y modificarlos usando programas offline u online, por ejemplo, usando sinónimos. El problema es que en estos textos duplicados es muy evidente la copia, incluso hasta llegan a perder algo de coherencia.

7. PBN

Las siglas PBN corresponden a Private Blog Network, que se traduce como Red Privada de Blogs.

El propósito es el mismo que el de las granjas de enlaces, en este caso los dominios son de nuestra propiedad porque los compramos y los trabajamos desde cero.

Si se trabaja con técnicas legítimas de SEO, una PBN puede ser indetectable y producir excelentes resultados.

8. Linkfarm o granja de enlaces

Las granjas de enlaces son páginas en las que se incluyen un sinnúmero de enlaces hacia otra que no es del mismo sitio.

Los backlinks o enlaces externos son muy bien valorados por los buscadores, solo que cuando, se sobreutiliza esta técnica, se raya en el Black Hat SEO.

Esta es otra de las técnicas que los buscadores rastrean rápidamente cuando hacen una indexación de la página granja, aplicando sanciones para esta y a la que apuntan los enlaces.

9. Doorway o gateway page

Las páginas de entradas son aquellas que se programan para redirigir al usuario a un sitio diferente (que paga por ello) y que no tiene nada que ver con el tema que a este le interesa.

Estas páginas son capaces de distinguir un bot de un usuario real, haciendo que a Google le sea prácticamente imposible detectarlas.

10. Spam en Blogs

Es muy común ver comentarios fuera de contexto dentro de foros o discusiones en chats de blogs, solo para meter un enlace.

Aunque aún se usa, los webmasters de los blogs solucionan este problema agregando la etiqueta nofollow, con la que se indica al bot que no les transfiera autoridad a esos enlaces.

Sin embargo, hacer spam en blogs es útil para conseguir tráfico, especialmente si este tiene relación con lo que se habla.

11. Comprar dominios caducados

Los dominios caducados son una forma ideal para conseguir autoridad y tráfico sin trabajarlo tanto.

Se considera que es Black Hat porque no nos ganamos esos beneficios a pulso, sin embargo, Google no lo ve con tan malos ojos, siempre que nuestro contenido guarde relación con el tema al que está relacionado el dominio o que al menos usemos una redirección apropiada.

12. Sobre optimización de anchor

Los textos anclas sirven para darle contexto a un enlace dentro de un contenido, así no se pierde el sentido del texto por meter un enlace “https…”.

Pero esta técnica se puede sobre optimizar para maximizar las posibilidades de que el usuario lo haga clic en él. Por ejemplo, si en este post usáramos un enlace para cada vez que aparece SEO, entonces estaríamos sobreoptimizando el anchor.

13. Redirecciones engañosas

Las redirecciones tienen un propósito noble, y bien usadas tanto el buscador como el usuario las toleran.

El problema es que muchos sitios las emplean para llevar al usuario hacia otro portal, poco o nada relacionado con el tema.

Es común verlo en sitios de descargas de películas y música. Por ejemplo, cuándo se presionan los botones de descarga se lleva al usuario a otra página, sea del mismo dominio o de otro.

14. Datos estructurados y fragmentos enriquecidos

Esta es una variación del cloaking, ya que se trabaja la sección de datos estructurados ofreciendo una información cuando en realidad en la página hay otra.

Además de engañar al buscador y al usuario, esta táctica sirve para atraer tráfico desde otras búsquedas.

15. SEO negativo

El SEO negativo no se aplica para mejorar nuestra web, sino para perjudicar el posicionamiento de la competencia, haciéndole creer a Google que esa web está haciendo las cosas mal.

Entre las técnicas que incluye están las malas reseñas, atacar con enlaces tóxicos, el uso de bots que contabilicen entradas ficticias a su web, eliminación de enlaces valiosos o contenido robado.

Si bien es cierto que en este caso no hay penalizaciones hacia nosotros, si se considera que es Black Hat porque no es una práctica de SEO honesta.

¿Cuáles son las sanciones de Google por practicar el Black Hat SEO?

Existen solo dos tipos de sanciones que Google aplica a quienes descubre haciendo Black Hat SEO y son estas:

1. Pérdida de posiciones

Dependiendo de la magnitud de la falta, la frecuencia y el impacto que la técnica o estrategia usada tuvo, una web puede comenzar a perder progresivamente posiciones en Google.

2. Desindexación del índice

Esta es la medida más extrema que toma el buscador y consiste en simple y radicalmente eliminar el resultado de su índice para que no aparezca.

Es decir, las personas no podrán entrar a la página a través del buscador, sino que tendrán que usar directamente la URL y escribirla en la barra de direcciones.

Conclusión

El Black Hat SEO no suele ser la mejor manera de alcanzar el posicionamiento Web que necesitas para tu negocio o proyecto, sobre todo si quieres monetizarlo a largo plazo, pues si eres detectado corres el riesgo de simplemente perder tiempo y recursos.

Y es que como has visto en las 15 técnicas que te hemos explicado, la mayoría son fácilmente detectables si no eres un experto en estos temas, por lo que el riesgo de sufrir penalizaciones es muy alto.

Por otra parte, algunas de ellas no son tan evidentes y pueden dar un muy buen resultado. Pero, si se usan correctamente y solo como un pequeño complemento de las técnicas aprobadas por Google… lo que llamamos Grey Hat SEO.

Lo mejor que puedes hacer es combinar técnicas limpias (White SEO) con las menos evidentes del Black Hat. Así, te será más fácil posicionar y acortar el tiempo para ello.

Es verdad que el white hat y el grey hat lleva más tiempo y trabajo, pero son las que de verdad te garantizan resultados que pueden ser más permanentes en el tiempo.

¿Ya has usado el Black Hat SEO? ¿Tuviste alguna penalización o viste buenos resultados?

Comparte tu experiencia con nuestra comunidad.

Suscribete a nuestro Blog

Suscríbete a nuestros boletines y resúmenes para recibir noticias, artículos de expertos y consejos de SEO en tu bandeja de entrada.

¡Gracias!
¡Te has suscrito con éxito a nuestro blog!
Revisa tu bandeja para confirmar la suscripción.
Publicar
Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.